La conciencia puede empezar por el cuerpo...


Si bien es cierto que no hay recetas para alcanzar la libertad y la felicidad plena, cierto es que la conciencia es un componente del camino. Podemos desarrollar la conciencia de los pensamientos, de las emociones, de la respiración, de las estructuras de nuestro subconsciente, de nuestra energía, de nuestro cuerpo.


El Yoga nos propone que por medio del desarrollo de la conciencia de nuestro cuerpo, logremos educar a nuestra mente. Cuando nuestra mente logra enfocarse, estar plenamente presente en cada parte del cuerpo, en cada acción, en cada músculo, en cada dirección de la energía y del movimiento durante la ejecución, es entonces cuando se revela esa conciencia del estar, del ser aquí y ahora.


Nuestra mente siempre está en el segundo que sigue. Cuando estamos de pie, estamos pensando en llevar los brazos al cielo, cuando llevamos los brazos al cielo, estamos pensando en flexionar el torso hacia las piernas. Inclusive nuestra respiración en una práctica de yoga refleja esta inestabilidad de la mente, cuando inhalamos, estamos pensando en exhalar, y viceversa.


Nuestro primer trabajo al practicar asana, si queremos realmente trabajar en el desarrollo de nuestra conciencia plena, debería ser la permanencia, simplemente sostener y estar presente con todas nuestras fibras, con todas nuestras células. Es entonces, que nuestra mente habita nuestro cuerpo, ahí, en la conciencia pura de la postura cuando nuestra mente empieza a ser educada.


#concienciaasanayogapresenciapermanencia

6 vistas0 comentarios

© 2020 designed by Luana Fara Yoga. All rights reserved.