Un nuevo año para abrir el corazón


Un nuevo año, un umbral para cerrar viejos ciclos y abrir nuevos. Un momento perfecto para redibujar nuestro mapa de vida! Y hoy, siento cada vez más fuerte que el propósito sigue siendo abrir el corazón. Es un propósito infinito, de cada día, de cada instante, porque cada vez que nos reconocemos llenos de amor, hay una capa de metal que se cae, una armadura que se desintegra, y entonces llegamos más profundo, más cerca de nuestra esencia.


Abrir el corazón, más que un gesto hacia afuera, es una decisión-acción interna, sucede hacia adentro, inicia en los rincones de nuestras inseguridades y miedos, donde con paciencia, cariño y persistencia, logramos invadir y abrazar todo ello con amor, y sanar nuestra raíz, reconocer el cordón umbilical universal que nos conecta y refleja con todo y con todos.


Y es en honor a esa intención de abrir el corazón, que me he enfocado este año que termina en trabajar la apertura de hombros y los arcos de espalda. Así, decido con determinación seguir abriendo mi pecho y mis costillas, para que haya cada vez más espacio en mi cuerpo donde llenarme de amor intercostal, visceral y etéreo, aceptarme y amarme sin importar lo que suceda.


Cuando practico posturas de yoga para abrir el pecho en los arcos de espalda, algo me conecta con esa sensación de inseguridad, pero una vez que la trasciendo, el gozo es pleno y desbordante, como el amor. Los arcos de espalda no harán el trabajo de sanarnos, pero ayudan a abrir la puerta, a mover la energía que allí se anida, el resto del trabajo va más allá del asana... amarse y aceptarse, es una decisión.



9 vistas0 comentarios

© 2020 designed by Luana Fara Yoga. All rights reserved.