Ayurveda... Reconectando con nuestra naturaleza


La naturaleza… nosotros en ella y ella en nosotros - recuerdo en mis adentros antes de empezar a enseñar este taller de Ayurveda. Hemos sido educados para referirnos a la naturaleza como si fuese un ente externo, algo ajeno con lo que nos relacionamos y debemos cuidar, pues nuestra vida depende de ella. En gran parte, esta afirmación podría ser correcta, pero por otro lado carece de sentido en su totalidad… ¿Estará la naturaleza afuera? No hemos entendido que no se trata de que dependemos de ella, se trata de que somos ella, somos la naturaleza, somos parte de ella y ella es parte de nosotros, una relación intrínseca, indivisible e inseparable.


Hace poco enseñé este taller de Ayurveda en una hermosa casa con una vista majestuosa del océano, en la Península de Papagayo, en Guanacaste, Costa Rica.


“Ahora tantas cosas hacen sentido, es tan obvio que parece absurdo haberlo olvidado.” Este es uno de los comentarios que suelo escuchar después de terminar de exponer los principios de los Panchamahabhutas, o la Teoría de los 5 Elementos, y ésta vez, no fue la excepción.


Y así es, es una información tan obvia que por mucho tiempo nos ha pasado desapercibida, porque necesitamos de nuestra intuición para recordarla. Cuando comprendemos estea interconexión con todo lo que nos rodea, comprendemos nuestra unidad con el Universo, y lo mucho que nos hemos alejado de este entendimiento, con el estilo de vida moderno que hemos adoptado.


No tengo nada en contra del progreso, tanto tecnológicamente como en otras áreas científicas, los avances nos han traído muchos beneficios por medio de los cuales hemos conseguido aumentar nuestra expectativa de vida, mejorar la comunicación y acceso a la información a nivel global, entre muchísimos otros beneficios que vivimos actualmente.


Cuando me refiero a una desconexión con nuestra naturaleza, me refiero a lo incapaces que nos hemos vuelto de escucharnos a nosotros mismos y tomar decisiones con respecto a alimentación, transporte, relaciones, y otros factores básicos que nos proporcionan bienestar y salud. Algo tan simple como la observación del comportamiento de la naturaleza en las distintas estaciones, o las cualidades de los frutos que nos da la tierra en verano, tan distintas de las cualidades de los frutos de invierno. Así mismo, lo que nuestro propio cuerpo nos pide en los distintos momentos del día, en las distintas edades de nuestra vida, en distintas zonas geográficas del planeta, en diferentes condiciones climatológicas, en condiciones de salud limitadas, en cada estado emocional, y mucho más.


El Ayurveda plantea que todo en el Universo está compuesto por las cualidades de los 5 elementos: éter, aire, fuego, agua y tierra. Si nos detenemos a sentir cada uno de estos elementos podremos percibir las acciones y cualidades que nos ofrecen en nuestro cuerpo, en el comportamiento de los ríos, océanos, estaciones, plantaciones,la comida que ingerimos y todo lo que gira dentro y fuera de la vida.


El simple entendimiento de que el espacio es un contenedor vacío; de que el aire es seco, ligero, rápido y frío; el fuego, caliente, ligero y transformador; el agua pesada, lenta e hidratante; y la tierra pesada, estructural y fuerte, puede darnos un entendimiento de como incorporar cambios mínimos y sencillos en nuestra vida que pueden hacernos vibrar en armonía con nuestra propia naturaleza.


Y es así como nos vamos a la cocina, después de cavar profundo en estos conceptos, para transcribir el entendimiento de las cualidades de la naturaleza a la forma de escoger y preparar nuestros alimentos. Preparamos un menú sencillo donde combinamos los seis sabores: dulce, ácido, salado, amargo, picante y astringente. Y a la vez coqueteamos con las cualidades simplificadas de los elementos: seco, húmedo, caliente y frío. Un plato lleno de colores y sensaciones: Chapati con eneldo, Chutney de tomate, Chutney de menta con mani, coco y tamarindo y un Curry de vegetales amargos.


Cada vez que enseño este taller, las expresiones de reconocimiento son fascinantes, es maravillosa la sensación de re-conectar con esa sabiduría que reside en nosotros y que nos hemos acostumbrado a dejar de escuchar. Las bases filosóficas del Ayurveda simplemente nos señalan el camino por medio del cual la naturaleza dentro de nosotros vuelve a cobrar sentido, y nuestros pensamientos, emociones, conductas, y funcionamiento de nuestro cuerpo en general, vuelve a ser una unidad.



12 vistas0 comentarios

© 2020 designed by Luana Fara Yoga. All rights reserved.