Mente de Principiante


Cuantas veces nos descubrimos haciendo juicios sobre opiniones y comentarios de otros que clasificamos de insensatos, con falta de sentido? La Insensatez es todo cuanto no tiene cabida en los modelos preestablecidos que hemos colocado por encima de la realidad. Seguirá siendo insensatez hasta que encontremos la perspectiva desde la cual podamos hacer que tenga sentido. Por eso una mente de principiante se mantiene vacía, no se aferra a esas estructuras previas para percibir la realidad y así da paso a la mente creadora.


Desaprender para poder aprender, con la capacidad de inocencia que tiene un niño de ver el mundo en su plena realidad y no bajo el paradigma de lo que "ya sabemos" del mundo.


En una leyenda Zen, se cuenta la historia de Nan-in, un maestro japonés al cual fue a visitar un profesor universitario para aprender sobre Zen. Nan-in le ofreció una taza de té, la cual fue aceptada por el profesor. El maestro empezó a verter el té en la taza y una vez que estuvo llena continuó vertiendo el té sobrepasando lo que la taza podía contener. En ese momento el profesor le dijo al maestro: "ya la taza está llena. Ya no cabe más en ella". A lo que Nan-in respondió: "Como esta taza, usted está lleno de sus propias opiniones y especulaciones. Cómo podría mostrarle yo lo que es Zen mientras no haya vaciado usted su taza?”


Así como la taza de té se desborda si no se vacía previamente, si nuestra mente está llena de lo que ya aprendimos, de aquello a lo que nos aferramos como verdadero, entonces como podremos tan siquiera acceder a nueva información? Es preciso vaciarnos de nuestros pensamientos, de nuestras creencias, de nuestros recuerdos, para poder crear nuevos, para poder escuchar, sentir y digerir sin estar pendiente de contestar o defendernos con nuestro propio conocimiento almacenado. La mente de principiante es el estado natural del aprendizaje.


Una forma de empezar este juego de vaciarnos es por medio de la práctica de asana. Nos hemos creado todas estas ideas de nosotros mismos, ideas que nos hacen creer que no somos lo suficientemente flexibles o fuertes para una u otra postura, disciplina o movimiento. Pero en cuanto rompemos esa idea en nuestra mente creamos el espacio consecuentemente en el cuerpo para trascender nuestros propios límites.


El aprendizaje requiere valor, confianza, entregarse a ese vacío para poder conectarnos con nuevas sabidurías y construir nuevas realidades.



#mentedeprincipiante

15 vistas0 comentarios

© 2020 designed by Luana Fara Yoga. All rights reserved.